Habitaciones privadas

Habitaciones privadas
En librerías el 10 de marzo

Mi lista de blogs

miércoles, 8 de junio de 2011

DESEO

No. No quiero más que esto.
Un blues melancólico y borracho de Tom Waits
una servilleta de papel con el perfil de una galerna
-la noche llena de presagios-
la última fila de un cine antiguo
las postales de una ciudad que fue y ya no es
y un café a media tarde,
mientras me cuentas tu infancia
llena de deseos.

Todo el mundo tuvo una infancia
todo el mundo deseó y no se cumplió
¿para qué más?

Ese torpe borracho de Tom Waits
canta como un negro
y la vida es una sucesión de cromos
¿Escuchó alguna vez a Barbra?
¿Prefiere a Renata Tebaldi?
¿Hace el amor de pie o en la cama?
¿Es clienta de algún sex-shop?

Las afinidades son menda antigua:
falsas señas de identidad del deseo
nunca
en ningún lugar
un deseo fue igual a otro
aunque ilusoriamente
creíamos que sí.

7 comentarios:

Naty dijo...

"las postales de una ciudad que fue y ya no es
y un café a media tarde"
Difícil es decir cuan hondo llegan tus palabras y más difícil es decir, de algún modo, gracias por ponerle palabras a esto que dentro se conmueve con torpes palabras propias y con bellas palabras tuyas.

Anónimo dijo...

la infancia y el deseo.. pareciera un desatino, pero quien busque allí encontrará como se despertaban las urgencias, los anhelos, desde entonces, como eramos plenos de apetencias desde entonces. Me gusta la atmósfera bohemia, ralentizada del poema. Gracias, Cristina.

Juliett Farnesse dijo...

Y las fotos en sepia senalando el camino perdido cuando nos creiamos centro del mundo por el hecho de no haber crecido aun. Los deseos se desataban en la infancia cuando aun no habiamos sido normalizados. Lo bueno es resistir aun y mantener el deseo sin contaminaciones sociales.
Abrazos desde el Hudson y se le recuerda siempre.

Laura dijo...

Deseo, deseo que un día de estos, con mis cortos veintitantos años me encuentre a cristina, aún niña, y pueda robarle un beso para agradecerle con mis labios las palabras que han salido de sus boca, de sus manos que no han dejado de escribir.

Anónimo dijo...

Quiero darte las gracias Cristina. Después de mucho tiempo en el infierno encontré tus palabras,que son las mías, y me han ayudado a aliviar mi corazón chamuscado. Un besito desde Canarias.

Anónimo dijo...

Su poesía tiene una tremenda fuerza expresiva. La he descubierto hace poco y me ha impactado.

Guillermo dijo...

¡Cuántas veces habré leído y habre leído para otros/as ESTRATEGIAS DEL DESEO... cuántas. De hecho, hablo siempre de desear...