Habitaciones privadas

Habitaciones privadas
En librerías el 10 de marzo

Mi lista de blogs

lunes, 12 de diciembre de 2011

CITA CON MI PSICOANALISTA


Ayer le di una cita a mi psicoanalista
en el hotel Ritz, a las diez de la noche.
Le prometí ir de smoking
y le pedí que fuera vestida de negro
porque durante muchos meses
hemos hablado
de mi afición por la ropa negra
bragas y sujetadores

( de la propiedad de excitarme sexualmente
para no hablar de la excitación imaginaria)

Durante seis meses nos hemos visto
los martes y los jueves,
a las seis de la tarde,
como novios


La cita era en el Ritz y no en el Palace
porque en el Palace hay mucho torero
mucho turista
y a mí me gustan los encuentros románticos

-A las diez de la noche, en el Ritz-
le dije al dejar la sesión
me parecía el momento oportuno para cambiar
el diván por la cama
y su burgués saloncito de consulta
por una cama de lujo en un hotel

A las nueve y media de la noche
yo ya estaba
en el vestíbulo del Ritz que tiene muchas arañas
muchos caireles
pedí un whisky encendí un cigarrillo


Yo liba de smoking blanco
como Robert Redford haciendo de de Scott Fitzgerald
Ella debía venir de vestido negro
como Zelda –imaginé-


Sonaron las diez
en el gran reloj de números romanos del Ritz
y no llegó


yo seguí esperando una hora más
y fumando tranquilamente en el sofá del Ritz

Nadie me podrá quitar nunca
el placer de imaginar el nerviosismo
de mi psicoanalista
sin saber muy bien qué hacer
si cambiar paciente por amante
o quedarse sin ambas cosas
sin amante y sin paciente.
Y además, sin cobrar.


Es como trato a mis enamoradas:
hago lo posible para que me dejen,
de esa manera, me libero de la culpa de dejarlas.

12 comentarios:

Iván Silvero dijo...

Señora Peri Rossi, ha hecho que su psicoanalista pierda sus certezas profesionales.
Tantos años de estudio y la pobre se cruza con una escritora :)

La leo con gusto, aquí en Baires me anduvo costando conseguir un libro suyo así que este blog es un hallazgo para mí.
Sigo con gusto sus publicaciones.

Paula Einöder dijo...

Un placer leerte, Cristina. Tenés un agudo ingenio y una forma de entrar en la entraña de las cosas sin asfixiar a la palabra. Saludos desde Múnich. Paula

http://poesiapaulatina.blogspot.com/

Andrea Stefanoni dijo...

maravilloso, como siempre.

Naty dijo...

Que visual este poema!!! Me encantó me encantó me encantó. Fascinada por tus poemas y por tu prosa que leo en el otro blog. Saludos.

Marcos Rivadeneira dijo...

Magnifico. Gracias Cristina.

Marcos Rivadeneira dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Paseos por el alambre dijo...

Juraría que dejé aquí un comentario con palabras de respeto y cariño hacia Cristina y ahora no lo veo.
En fin, cosas del ciberespacio.
Muchos besos Cristina.

Anónimo dijo...

Jajajja, genial pero ademas la psicoanalista deberia de pagarle a su paciente, que mas austero acto que penetrar en los laberintos mentales, eso vale mucho (dinero o especias).
Habra una ley que permita que los pacientes les pidan altos honorarios a sus "examinadores".
Abrazos desde el Hudson y se le lee siempre, cuidese de esas psicoanalistas impuntuales.No estaba en el blog por eso entre anonima.

c.c dijo...

disfruto apasionadamente de su poesìa.un placer encontrarte,siempre.

Ale-Mi dijo...

Inteligente por no decir otra palabra jaja ¡un placer leerte!

Pim dijo...

Me encanto !!

Charla dijo...

This is awesome!